Fuertes factores direccionadores están detrás del impulso para mejorar las ciudades. En el siglo XXI, se genera el reto vital de gestionar el ciclo de vida de las actividades humanas cotidianas. Estamos hablando de nuestras necesidades humanas básicas: alimentos, higiene, eliminación de desechos, aire limpio, medicina, transporte y trabajo. Para crear condiciones óptimas para muchas personas en una Tierra pequeña. No tenemos más remedio que ponderar la importancia de los datos en la ciudad inteligente. Entonces, ¿qué se tiene para ayudar en este esfuerzo?

  • Tenemos nuestros cerebros, que, en ocasiones, pueden aprovecharse.
  • Tenemos la tecnología, que avanza bien en línea con nuestras necesidades para optimizar la vida en el planeta.
  • Tenemos los datos que creamos, cada día, llevando a cabo nuestras actividades humanas.

Las ciudades inteligentes tienen que usar los tres factores antes mencionados, para crear una ciudad sostenible que funcione, pero ¿qué pasa con la necesidad humana básica de privacidad?

Tendencias hacia lo inteligente

La tecnología siempre está “en tendencia” de una forma u otra. Sin embargo, es una combinación de políticas, factores humanos y tecnología lo que permitirá que las ciudades inteligentes evolucionen. Firmemente en el campo de la tecnología y crucial para este impulso es el Internet de las cosas (IoT), el análisis mediante big data, la automatización, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA). Sin embargo, la tecnología no está sola. Es el uso y la aplicación de la tecnología lo que lo hace efectivo. La gobernanza y la política, junto con factores, como la aceptación por parte de los ciudadanos, son tan importantes como la tecnología que ayuda a construir una ciudad inteligente. Si observamos los tres al unísono, podemos ver cómo interactúan e informan entre sí como parte de un ecosistema inteligente más amplio.

Datos: La sangre de la ciudad inteligente

La idea de la “ley de Moore” atrapó la imaginación de todos cuando vimos que las computadoras aumentaron en potencia a medida que disminuyeron en tamaño y costo. La observación subyacente real fue que el número de transistores en placas de circuitos integrados se duplicaba cada dos años. Curiosamente, pero casualmente, estamos viendo lo mismo con los datos. En diciembre de 2017, el 54 por ciento de la población mundial eran usuarios de Internet. El uso de Internet nunca es benigno. Internet se ha convertido en un sistema de transferencia de datos personales. Tenemos cuentas en línea para prácticamente todas las interacciones en línea. Cuentas, como banca, comercio electrónico, juegos de azar, etc., cada una de las cuales contiene datos personales y de comportamiento. También poseemos, en promedio, 3.6 dispositivos conectados.

Hay tantos datos que se ha tenido que construir nuevas tecnologías para crearlos y analizarlos. El Big data es uno de los fenómenos de la era moderna. Los datos, sin embargo, no son algo abstracto. Los datos son una representación de nosotros, como humanos individuales, o como un grupo de humanos; Puede mostrar relación entre humanos en grupos. Presenta un frente tecnológico que muestra cómo nos comportamos, cómo se comportan nuestras familias y cómo se comportan nuestros amigos y enemigos.

Los datos utilizados en un contexto de ciudad inteligente son un reflejo de nuestro rostro humano y nuestro comportamiento.

El Big data es el elemento vital de los componentes que conforman nuestras ciudades inteligentes. Está siendo aclamado como el “nuevo petróleo”, “como el oro” y la gracia salvadora de las tecnologías futuras. Sin embargo, también puede ser un cáliz venenoso. Los datos son tan buenos como el valor que ofrecen, y este valor está determinado por una serie de cosas, incluido el sesgo incorporado, su confiabilidad y el valor de estos datos. También es un área donde la gobernanza necesita construir una guardia fuerte.

La privacidad de los datos es a menudo una idea de último momento. Parece que tenemos que sacrificar la privacidad por el progreso. Este no debería ser el caso y no tiene que ser así. Un fuerte control y gobernanza de los datos de las ciudades inteligentes traerá recompensas en la confianza y el respeto de los ciudadanos que representan los datos.

Datos e identidad en la ciudad inteligente

La identidad digital también se trata de datos. Los atributos que generan la identidad o que se solicitan durante una transacción de identidad son los mismos que muchos datos vinculados al IoT. Y, son nuestros datos de identidad los que se utilizan para configurar cuentas de IoT, compartir datos generados por IoT con terceros y que se vincularán a los datos generados por otros dispositivos inteligentes en la ciudad inteligente. Parece una progresión natural, entonces, que la identidad digital se vinculará intrínsecamente con la vida en una ciudad inteligente.

La identidad digital tiene el potencial de convertirse en la columna vertebral literal de una ciudad inteligente. Como su equivalente digital, sus datos de identidad digital pueden abrir transacciones y tareas inteligentes.

Colocar la identidad como parte integral de una ciudad inteligente podría ser algo peligroso tanto desde el punto de vista de la seguridad como de la privacidad. La propiedad o asociación del dispositivo IoT ya está vinculada a un individuo. Ampliar esto para hacer un enlace persistente con una identidad digital verificada es el siguiente paso natural. Los datos generados por ese dispositivo se vincularían a esa identidad en el futuro; crearía una historia con patrones y tendencias. Nuestra identidad digital se convertirá en una forma explotada de todo lo relacionado con nosotros a medida que los dispositivos IoT vinculen datos de identidad tradicionales como el nombre y la edad con el comportamiento y más. Los auriculares VR ya se están utilizando para rastrear los movimientos del cuerpo. Un artículo del investigador Jeremy Bailenson “Protección de datos no verbales rastreados en realidad virtual”, que analiza los problemas de privacidad de los datos no verbales demostró cómo una sesión de 20 minutos con un auricular VR puede capturar 2 millones de grabaciones de lenguaje corporal.

Está en la vinculación de la identidad con dispositivos con datos con transacciones que causan complejas redes de privacidad que son difíciles de resolver.

Técnicas como la divulgación mínima de atributos pueden ayudar. Las tecnologías descentralizadas como la “Identidad de auto soberana (SSI)” pueden contribuir en cierto modo a desacoplar la identidad, la transacción y el dispositivo. Pero, en el mundo real donde los atributos deben declararse para obtener servicios, todavía no hay una ruta clara para desacoplar la web de datos vinculables.

Tener un sistema que tenga la privacidad en su corazón para construir ecosistemas de identidad centrados en la Privacidad de Identidad (PoID) es crucial para las ciudades inteligentes con privacidad mejorada.