Cómo las ciudades se vuelven más inteligentes por menos

Cómo las ciudades se vuelven más inteligentes por menos

Los gobiernos municipales enfrentan un desafío continuo: proporcionar servicios vitales como el control del tráfico, la seguridad pública y el mantenimiento de la infraestructura ( vial, energética, acueductos, gas, basuras, inundaciones, etc ), mientras que los costos continúan aumentando y los presupuestos se reducen. Mientras tanto, los ciudadanos esperan que los niveles de servicio mejoren independientemente de los costos. Miremos cómo las ciudades se vuelven más inteligentes por menos.

Afortunadamente, los administradores de la ciudad están descubriendo que pueden usar la tecnología para recopilar y analizar datos de distintas fuentes en toda la ciudad, lo que les permite estar a la altura de las circunstancias.

Las ciudades inteligentes usan tecnologías como Internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (IA) y la computación en la nube para adaptarse y responder a las condiciones cambiantes, desde patrones climáticos y de tráfico hasta solicitudes individuales, para aprovechar al máximo los recursos limitados y mejorar las vidas de sus ciudadanos.

Relacionado: Monitoreo y Calidad del Aire en las ciudades

Las tecnologías asociadas a las smart-cities se extiende a los procesos de back-office tales como finanzas y RR.HH, seguridad y mantenimiento, así como a las operaciones públicas que incluyen centros de llamadas y sitios web de autoservicio. Imagine un carro recolector de basura de la ciudad que usa sensores para predecir el probable fallo de una pieza crítica. El sistema de back-office ordena de manera autónoma una pieza de repuesto, programa el mantenimiento de una manera que limita la interrupción y los costos de mano de obra y hace que la recolección vuelva a funcionar antes de la próxima programación de la ruta. O bien, considere la posibilidad de que un ciudadano acceda a un centro de llamadas para quejarse de un bache: el representante del centro de atención telefónica puede ponerle un alto a la reparación y compartir información actualizada sobre el estado con el ciudadano que realiza la solicitud. O imagine que cada vez que ocurre un accidente durante la hora pico, los semáforos de la ciudad ajustan automáticamente el tiempo para dirigir el tráfico lejos de la escena.

Con toda esta promesa, sin embargo, surgen nuevos desafíos que impiden que las organizaciones municipales adopten las mejores soluciones tecnológicas. Es posible que hayan hecho grandes inversiones en sistemas existentes que no se comunican a la perfección o no consolidan la información de una manera que la haga accesible a una única aplicación de IA. Estos sistemas también pueden ser costosos de mantener y no se pueden expandir fácilmente para manejar el almacenamiento adicional y las necesidades informáticas.

No todos los desafíos son tecnológicos. Puede haber voluntad política limitada para nuevas inversiones o regulaciones de privacidad que signifiquen que los datos deben mantenerse en el sitio en lugar de en la nube pública. Al elegir alojar los datos localmente, estas entidades controlan los datos confidenciales.

Como resultado, una infraestructura de TI flexible es el héroe anónimo que ayuda a superar muchas de estas barreras. Utilizando una infraestructura de este tipo, las ciudades pueden migrar a la nube a lo largo del tiempo -RH primero, por ejemplo, luego financiar, luego llamar a los centros- y obtener beneficios de inmediato mientras espacian los gastos de capital. Pueden unificar sistemas locales dispares conectándolos a una plataforma en la nube. Incluso pueden implementar un sistema en la nube que se encuentra físicamente en su propio centro de datos, por lo que tienen custodia completa de los datos confidenciales. Estos sistemas pueden usar la infraestructura disponible de una ciudad cuando sea necesario, pero también procesar grandes volúmenes de datos en resultados accionables en un plazo relativamente corto.

Construyendo la plataforma moderna

La ciudad de Boston, por ejemplo, pudo hacer que su gobierno fuera más eficiente y transparente, incluso cuando enfrentaba un déficit de ingresos, mediante la construcción de un sistema operativo de datos, Boston About Results (BAR). BAR proporciona a los responsables de la toma de decisiones inteligencia oportuna, consistente y significativa.

BAR permite a los administradores rastrear las tendencias de recaudación de impuestos e intervenir para evitar la pérdida de ingresos, monitorea el volumen del centro de llamadas sobre problemas específicos para identificar problemas a nivel macro y permite a los gerentes del departamento de la ciudad desarrollar planes de mejora del rendimiento y rastrear sus ganancias.

Almacenar información en la nube hace que la información sea mucho más accesible para los usuarios que los datos mantenidos en los servidores locales, lo que generalmente resulta en una mayor eficiencia y rentabilidad. Cuando la ciudad de San José, California, buscó consolidar sus operaciones de servicio al cliente, eligió una solución en la nube que simplificaba la administración del centro de llamadas, aumentaba las opciones de autoservicio y ayudaba a los representantes a responder consultas o solicitudes de estado rápidamente, todo mientras mejoraba el costo general -efectividad de los servicios de la ciudad. Esto resultó en una nueva forma para que los ciudadanos se relacionaran con la ciudad y ayudó a simplificar las más de 250,000 llamadas telefónicas que la ciudad recibe anualmente.

El concepto de ciudades inteligentes es el estándar de oro para los municipios en el futuro. Representa soluciones al antiguo desafío de cómo mejorar continuamente el servicio y obtener el máximo provecho de los activos públicos a la vez que se controlan los gastos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *